¿Privacidad? Yo no tengo nada que esconder

    ¿Privacidad? Yo no tengo nada que esconder

    Debemos de estar conscientes de que más allá del tener o no algo qué esconder estamos siempre vigilados. Y no se trata de crear paranoia con ésta afirmación. Se trata de crear consciencia de que nuestras vidas cada vez más dependen de las tecnologías. Y que éstas cuestan, y a veces mucho.¿Pero cómo que cuestan? -Seguramente se lo están preguntando ahora mismo-, "si yo descargué gratis de la tienda de apps". Y sí, la aplicación es tuya, y la has descargado de forma legal y gratuita, pero ahora pregúntate: ¿Quién ha pagado por ella si no has sido tu? Y ésa es la pregunta que nos debe de preocupar, por ello te decimos: “Cuando el producto es gratis, el producto eres tu”.

    Y es que si bien, no estamos conscientes de las implicaciones sobre la información que generamos y su valor comercial, creanos vale, y mucho. Tal vez, incluso te sería más barato pagar por tu aplicación. Y es que no nos damos cuenta del valor que tiene para muchas de las empresas esto. No nos percatamos de manera directa el simple hecho de instalar una aplicación ya está compartiendo nuestra información.

    Seguramente recordarán que cada vez que instalamos una aplicación móvil, o un software en nuestros dispositivos nos aparecen mensajes sobre la licencia o solicitando permisos. Y estos son el verdadero problema. Ya que el software por el simple hecho de estar ahí ya está recavando información. Y ésta información que nos dijeron en el mensaje previo al botón de aceptar u otorgar los permisos decía que “es para mejorar la experiencia del usuario”. Resulta ser algo mucho más que el simple deseo de mejorar ése software.

    Te invitamos a ver el siguiente video en el que podrás entender un poco más al respecto.

    Recientemente, WhatsApp solicitó a todos sus usuarios aceptar los nuevos términos y condiciones del uso de WhatsApp. Y la gran mayoría de las personas dio clic de inmediato en el botón ACEPTAR. Casi sin percatarse del hecho, ya que en muchos de estos casos lo han abierto con la necesidad de responder o enviar algún mensaje a alguien. A partir de ahí, nosotros que no tenemos nada que ver con esto, recibimos llamadas de nuestros clientes solicitando el apoyo para ayudarles a decidir qué tan malo era esto. Y esto nos permitió detectar varias cosas que a continuación presentamos.

    ¿Es cierto que con las nuevas políticas de WhatsApp tendrán acceso a mis archivos?

    R=¿Has tú enviado alguna foto, archivo .pdf o un gif animado a tus contactos? Y claro, todos respondieron que así era. Bien, las nuevas políticas no le dan acceso a tus datos, ellos ya tienen el acceso a tus archivos, fotos, documentos y todo lo que almacenes en tu dispositivo.

    ¿Y ellos podrán acceder a mi ubicación?

    R= Ellos ya acceden a tu ubicación, no necesitas aceptar las políticas para ello.

    Y podríamos seguir con preguntas por el estilo, y en todos los casos las respuestas son similares. Lo que ha sucedido es que te están informando que estos datos serán compartidos con Instagram y Facebook, claro ya lo sabes, esto es “para mejorar la experiencia del usuario”. Pero esto no es extraño, WhatsApp es propiedad de Facebook, e instagram también es propiedad de ellos. Por esa razón no es raro que compartan la información de unos con otros. Y claro esto permite segmentar mucho mejor la publicidad de los anunciantes.

    Y es que seguramente nos hemos percatado de que cuando buscamos algo específico en Google, y de ahí vamos a otro sitio nos aparecen ofertas relacionadas con esas búsquedas. Claro, si Google sabe lo que buscas y además es uno de los más grandes vendiendo publicidad es lógico que aunque el sitio al que entramos posteriormente a la búsqueda no tenga nada que ver con Google como compañía, es un hecho que sí tiene publicidad en ése sitio controlada por Google. Y es parte del negocio, nosotros mismos, buscando equipos de cómputo, de pronto en otro sitio de noticias hemos encontrado excelentes ofertas al respecto.¿Esto qué tiene de malo? Nada en absoluto, el problema está en entender cómo es que nuestra información es negocio.

    Y si entendemos que nuestra información es un negocio y que sin importar los términos y condiciones sobre el tratamiento de los datos que guardan sobre nosotros. Estas son compañías, son empresas legalmente constituidas, que operan a nivel global y nos brindan servicios de calidad. No sabemos de alguien que haya pagado por utilizar el buscador de Google, o el correo electrónico Gmail, o la red Facebook, o la mensajería WhatsApp. Claro que nadie ha pagado de manera directa por ello. Pero sí de manera indirecta.¿Qué pasa cuando esta información no es utilizada por una compañía, es robada por un ciber criminal, o delincuencia organizada? Diversos delitos son cometidos cuando esto sucede, por ejemplo: Nuestras credenciales de acceso a nuestro correo electrónico han sido robados. No fue para ver con quién te comunicas o qué le dices, ha sido porque lo están utilizando para enviar SPAM, Phishing o alguna variante de delito informático. Aquí es donde debemos de preocuparnos realmente.

    Miradas indiscretas

    Existe un acuerdo entre Estados Unidos y Reino Unido o acuerdo "UKUSA" es un tratado entre Reino Unido, Estados Unidos, Australia, Canadá, y Nueva Zelanda para recopilar de manera conjunta, analizar y compartir información. Los miembros de este grupo, conocidos como los Cinco Ojos, están enfocados en recopilar y analizar desde diferentes partes del mundo. Mientras que los países del grupo de los Cinco Ojos han acordado el no espiarse entre ellos como adversarios, las filtraciones de Snowden han revelado que algunos de los miembros del grupo han monitorizado a ciudadanos de otros países y comparten recursos para evitar quebrantar leyes nacionales que les prohíben espiar a sus propios ciudadanos. La alianza de los Cinco Ojos también coopera con grupos de terceros países para compartir recursos (formando el grupo de los Nueve Ojos y de los Catorce Ojos), sin embargo los Cinco Ojos y terceros países pueden espiarse, y de hecho lo hacen, los unos a los otros.

    Te recomendamos leer el siguiente artículo con respecto a los cinco ojos. 

    Si bien, los cinco, nueve o catorce ojos suenan a algo lejano de nuestras vidas, sobre todo para los que no habitamos en esos países, es cierto que sí utilizamos servidores e infraestructura radicada en esos países, y por ello debe de importarnos el qué publicamos y en dónde, sin importar en dónde estemos nosotros. Es bien sabido que los grandes centros de datos del mundo se encuentran justamente en los cinco, nueve o catorce ojos. Y con ello, seguramente alguno de nuestros correos electrónicos “gratuitos” se encontrará en alguno de estos supuestos, lo mismo que las redes sociales y otros servicios de Internet.

    Si has logrado llegar hasta aquí y has visto los videos que hemos seleccionado habrás pasado una media hora, con nosotros. Y te lo agradecemos, pero seguramente te preguntarás y ¿ahora qué hago? ¿desinstalo mi WhatsApp? ¿No veo más videos en Youtube? ¿Subo las fotos de mis hijos a mi Facebook? Y si te estás haciendo estas preguntas es porque hemos logrado que tengas consciencia sobre tu privacidad. Nosotros no podemos decirte qué hacer con todo ello, pero sí te podemos dar consejos y herramientas que te permitan controlar mejor tu privacidad. Por ello, te invitamos a leer nuestros artículos al respecto, además sobre VPN, Mensajería segura, buscadores de Internet que no recopilan tu información e incluso cómo cifrar tus mensajes de correo electrónico o tus passwords e información sensible. Te invitamos a leer sobre ellos.

    Te recomendamos leer sobre el argumento “Yo no tengo nada qué esconder” en Wikipedia

    Conclusión:

    La privacidad es un Derecho Humano Universal (ONU) y al tratarse justamente de un derecho, es tu deber ejercerlo. Hazlo con responsabilidad y nosotros te ayudamos a mejorar la privacidad de tu vida digital.


    © 2021 2beOnline.net Internet Development Studio. All Rights Reserved.